Un camino para crecer: la internacionalización

businessman in office looking at wall with world map

Muchas empresas ven la necesidad de crecer y una de las posibilidades suele ser salir al exterior, aunque en muchos casos cueste dar ese salto debido a la complejidad que tiene el proceso de la internacionalización.

En los últimos años muchas pymes españolas se han visto obligadas a dar apresuradamente este paso como consecuencia del descenso de ventas a causa de la crisis económica. Pero, ¿qué pasos se pueden seguir para comenzar esta experiencia internacional aquellas empresas que parten de cero?

De entrada es difícil suponer que en el mundo de hoy la empresa no tenga ya mentalmente elaborado un conocimiento sobre qué mercados pueden ser a priori más favorables de abordar, ya que conocen en qué países se encuentran sus competidores principales.

Primero se debe establecer cuál es la situación de partida de la empresa y qué objetivos se quieren conseguir, para lo que tendremos que tener definido claramente cuáles son los puntos fuertes y débiles de nuestro modelo de negocio actual.

A continuación, habrá que elaborar una estrategia de marketing para abordar cada uno de los mercados a los que queremos acudir definiendo claramente los productos, precios, canales, segmentos de clientes…En esta fase se juega gran parte del éxito de la operación. Acertar en el objetivo, los medios a poner, los enemigos con los que nos vamos a encontrar, hallar la fórmula idónea para convencer a clientes no es nada fácil. Requiere de un trabajo serio y profesional a fin de evitar disgustos y costes que muchas pequeñas empresas han ido sufriendo.

Por ello, recurrir a las distintas entidades que en un primer momento faciliten a profesionales preparados y experimentados puede servir para ir de la mano de personas que ya han recorrido en numerosas ocasiones el camino que se quiere emprender (Cámaras de Comercio, ICEX, ICO, CESCE…). Todo será necesario pero no suficiente, ya que únicamente la empresa será quien deberá decidir dónde, cómo, cuándo y con quién.
En cualquier caso, esto que durante muchos años ha sido sólo una opción, hace tiempo que pasó a ser una necesidad. En muchos sectores, además, una urgencia, ya que son los propios competidores los que ya han llegado a nuestros clientes y antes o después irán implantándose o cogiendo un trozo de nuestro mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *